Casos Clínicos Pagina 6

Paciente con parálisis cerebral por ACV

Paciente con daño cerebral masivo después de accidente cerebrovascular que lo dejó en estado vegetativo por once años y del cual se había recuperado muy poco. Presentaba falta de control total de esfínteres; sin ningún dominio sobre las evacuaciones y tampoco tenía ningún control para orinar, postrado en una silla por once años. Sin capacidad para comunicarse pues no podía coordinar adecuadamente las palabras y además presentaba babeo constante y dificulta para comprender lenguaje hablado, con atonía muscular generalizada y sensibilidad muy disminuída.

Paciente paralisis cerebral por avc


Al comienzo de la segunda sección de terapia de regeneración; el paciente puede incorporarse de su silla de rueda y puede dar unos pasos, ya sin pamper pues puede controlar tanto la micción como las evacuaciones con muy poco descontrol lo que le permite vivir mejor: sin emanar olores, reducir la infecciones y compartir socialmente. Su capacidad para comunicarse ha aumentado sensiblemente. Hablas unas cuantas palabras comprensibles e interactua con entorno y el medio social y recupera cierta independencia ya que puede comer y beber por sí mismo aún con sus limitaciones pero casi se basta así mismo. El babeo ha disminuido pues ya puede deglutir( tratarse la saliva) lo que le quita el aspecto de abotagado.

En su tercera sección se nota el cambio de expresión, su gusto por vestir, su capacidad de ambular y ya su amplia comunicación, su independencia para vestirse y atender de sus propias necesidades, se ubica en tiempo y espacio y puede reconocer su entorno, estando ya consciente de su realidad y puede recordar fenómenos, acontecimientos anteriores así como personas y familiares relacionados.

Daño Hepatico Masivo

Este paciente sufrió este sea necrosis del hígado postraumática, después de 5 cirugías para corregir sangrado aparentaba que el paciente no tendría solución; por lo generalizado del daño hepático que se muestra por el hueco central en la topografía y por la separación marcada del propio tejido hepático por el trauma.

Después de un mes de terapia de regeneración el hígado se recupera por completo, generando los hepatocitos o las células hepáticas pérdidas, se reconstruyen los canal ocultos y conductos biliares, se forman los lóbulos hepáticos de nuevo y se recupera la función hepática sobre todo las células de kuffer, pues este paciente confrontaba grandes infecciones que se eliminaron después de la regeneración hepática( del hígado).

Daño Hepatico Masivo